Himno nacional de Rusia - Mundial en Rusia

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Himno nacional de Rusia

Musica Rusa

El Himno Estatal de la Federación Rusa (en ruso: Государственный гимн Российской Федерации, Gosudárstvenni Gimn Rossíiskoi Federátsii) es el himno nacional de Rusia. Es una adaptación del himno de la Unión Soviética de 1944 y 1977, cuya música compuso originalmente Aleksandr Aleksándrov. La letra para el himno de la Federación Rusa fue revisada por Serguéi Mijalkov a partir de las letras de sus propias versiones del himno soviético de 1943 y 1977. Esta tercera y última versión elimina todas las menciones al nombre e ideas de Stalin y la «irrompible unión» del Estado Soviético, centrándose en su lugar en describir un país extenso y con grandes cantidades de recursos confiados a las generaciones futuras.

A finales del año 2000, el presidente Vladímir Putin decidió adoptar el himno, que sustituyó a La canción patriótica, que había sido el himno oficial desde 1990. Este hecho no ha estado exento de polémica, dado que, aunque la letra ya no tiene nada que ver con la Rusia de Stalin, la música es la misma que usaba la Unión Soviética.


Himno nacional de la Unión Soviética

Россия — священная наша держава,
Россия — любимая наша страна.
Могучая воля, великая слава —
Твоё достоянье на все времена!
Припев:
Славься, Отечество наше свободное,
Братских народов союз вековой,
Предками данная мудрость народная!
Славься, страна! Мы гордимся тобой!
От южных морей до полярного края
Раскинулись наши леса и поля.
Одна ты на свете! Одна ты такая —
Хранимая Богом родная земля!
Припев
Широкий простор для мечты и для жизни
Грядущие нам открывают года.
Нам силу даёт наша верность Отчизне.
Так было, так есть и так будет всегда!
Припев

Rossiya — sviashchennaya nasha derzhava,
Rossiya — liubimaya nasha strana.
Moguchaya volia, velikaya slava —
Tvoyo dostoyane na vse vremena!
Pripev:
Slavsia, Otechestvo nashe svobodnoe,
Bratskij narodov soyuz vekovoi,
Predkami dannaya mudrost narodnaya!
Slavsia, strana! My gordimsia toboi!
Ot yuzhnyj morei do poliarnogo kraya
Raskinulis nashi lesa i polia.
Odna ty na svete! Odna ty takaya —
Jranimaya Bogom rodnaya zemlia!
Pripev
Shiroki prostor dlia mechty i dlia zhizni.
Griadushchie nam otkryvayut goda.
Nam silu dayot nasha vernost Otchizne.
Tak bylo, tak yest i tak budet vsegda!
Pripev

Rusia, nuestra patria sagrada,
Rusia, nuestro amado país.
Una poderosa voluntad, una gran gloria —
¡Son tu herencia por toda la eternidad!
Estribillo:
Sé gloriosa, nuestra patria libre,
La eterna unión de pueblos hermanos,
¡La sabiduría popular dada por nuestros antepasados!
¡Sé glorioso, país! ¡Estamos orgullosos de ti!
Desde los mares del sur hasta las regiones polares,
Se extienden nuestros bosques y campos.
¡Eres única en la faz! Eres inimitable —
Protegida por Dios, tierra natal.
Estribillo
Un vasto espacio para soñar y vivir,
Nos abren los años futuros.
Nos da fuerza la lealtad a la Patria.
¡Así fue, así es y así será siempre!
Estribillo

Tras el año 2000, hubo intentos de refinar La Canción Patriótica, el himno ruso adoptado en 1991 por el presidente de aquel entonces Borís Yeltsin tras la caída de la Unión Soviética. El principal problema con el himno, cuya música fue compuesta por Mijaíl Glinka, era que no tenía letra y no podía cantarse durante los distintos eventos y ceremonias, además la mayoría de los rusos la encontraban «complicada, poco original y difícil de recordar». Hubo varios intentos para componer letras para el himno, incluyendo la composición de 1990 de Víktor Radugin ¡Sé gloriosa, Rusia! (Славься, Россия! [Slavsya, Rossiya!]), pero ninguna fue adoptada por Yeltsin.

El debate sobre el himno empezaba a cobrar impulso en octubre de 2000 cuando Vladímir Putin, el sucesor de Yeltsin, comentó que los atletas rusos se habían quejado de que no tenían palabras para cantar durante las ceremonias de entrega de medallas en los Juegos Olímpicos de Sídney 2000. La emisora CNN también manifestó que los jugadores del club de fútbol Spartak de Moscú se quejaban de que el himno sin palabras «afectaba su moral y actuación». Se consideraron varias opciones, pero una encuesta pública mostró que la música de Aleksándrov, familiar a la mayoría de rusos, contaba con el 49 por ciento de apoyo.

Putin presionó para que el anterior himno soviético fuera seleccionado como el nuevo himno ruso, pero insistió en que se escribiera una nueva letra. La Duma votó el 8 de diciembre para adoptar el empleo de la música del himno soviético compuesto por Aleksándrov para el nuevo himno, obteniéndose el siguiente resultado: 381 votos a favor, 51 votos en contra y una abstención. También ese mismo día se decidió sobre la adopción del escudo y la bandera rusas. Al elegir el himno, el parlamento ruso sólo aprobó la música, concediendo al Presidente el derecho de aprobar la letra. Andréi Popov, asesor presidencial de política interior e integrante del grupo de trabajo, señaló que «el texto del decreto que aprueba el himno con la letra de Mijalkov fue preparado por Putin para ser firmado a principios de esta semana [primera de enero de 2001]. Ratificado por el presidente Putin el 20 de diciembre, el nuevo himno se empleó de manera oficial por primera vez durante una ceremonia en el Gran Palacio del Kremlin en Moscú.


El escudo de Rusia tiene sus orígenes en el antiguo Imperio ruso, y fue restablecido después de la caída de la Unión Soviética. A pesar de que ha sufrido varias modificaciones desde el reinado de Iván III (1462-1505), como el cambio del color del águila de negro a oro y la eliminación de los escudos de los territorios dominados por Rusia que rodeaban al blasón central, el escudo actual se deriva directamente de las diferentes versiones anteriores. El diseño cromático general corresponde al del estandarte usado en el siglo XV, y la forma del águila se remonta a la época de Pedro el Grande (Pedro I).

Consiste en un campo de gules con un águila bicéfala de oro, con las alas desplegadas. Sobre su pecho se encuentra el escudo de Moscú, el cual también presenta un campo de gules donde se sitúa un jinete de plata con una capa de azur, montado sobre un caballo también de plata, matando con su lanza a un dragrón de color sable. Tradicionalmente, el jinete representa a San Jorge. El águila sostiene en sus garras un orbe y un cetro, y sus cabezas están coronadas cada una con coronas imperiales, y entre éstas se sitúa otra similar pero de mayor tamaño, unidas las tres por una cinta.

Los dos mayores elementos representativos de los símbolos del Estado ruso (el águila bicéfala y San Jorge matando al dragón) son anteriores a Pedro el Grande. El Sello de Estado de Iván III, Duque de Moscú, presentaba un jinete matando a (o luchando con) un dragón. La figura no fue identificada oficialmente como San Jorge sino hasta 1730, cuando fue descrito como tal en un decreto imperial. La forma antigua (un asesino de dragones montado conocido como San Jorge el Victorioso, en ruso Победоносец) siempre estuvo asociada con el Gran Ducado de Moscovia, convirtiéndose más tarde en el escudo de armas oficial de la ciudad de Moscú. La representación gráfica más antigua de un jinete con lanza (1390) figura en un sello del príncipe de Moscú, Vasiliy Dmitriyevich. La serpiente o dragón fue añadido durante el mandato de Iván III. San Jorge se convirtió en adelante en el patrón de Moscú (y, por extensión, de Rusia). Hoy en día, la descripción oficial no se refiere al jinete en el escudo central como San Jorge, principalmente a fin de mantener el carácter secular del Estado ruso moderno.

El águila bicéfala fue adoptada por Iván III después de casarse con la princesa bizantina Sofía Paleólogo, cuyo tío Constantino XI fue el último Emperador bizantino. El águila bicéfala fue el símbolo estatal oficial del Imperio Bizantino tardío, abarcando tanto el este como el oeste. Simbolizaba, entre otros aspectos, la unidad de la Iglesia y el Estado. Después de la Caída de Constantinopla a manos de los turcos en 1453, Iván III y sus herederos consideraron a Moscovia (Moscú) como el último baluarte de la verdadera fe cristiana ortodoxa, y en efecto, el último Imperio Romano (de ahí la expresión "Tercera Roma" usada para Moscú y — por extensión — para todo el Imperio Ruso). A partir de 1497 el águila bicéfala proclamó una soberanía rusa igual a aquella del Sacro Imperio Romano Germánico. La primera evidencia del águila bicéfala oficializada como emblema de Rusia se encuentra en el sello del príncipe, estampado en 1497 en un estatuto de asignación de las posesiones independientes del príncipe. Al mismo tiempo la imagen del águila bicéfala dorada apareció en los muros del Palacio de las Facetas en el Kremlin.

Durante el mandato del primer Zar de la Dinastía Románov, Miguel I de Rusia, la imagen del escudo de armas cambió. En 1625 el águila bicéfala fue adornada con tres coronas por primera vez. A través del tiempo, éstas han sido alternativamente interpretadas como los reinos conquistados de Kazán, Astracán y Siberia, o como la unidad de Rusia Mayor (Rusia), Rusia Menor (Ucrania) y Rusia Blanca (Bielorrusia). Hoy en día, las coronas imperiales representan la unidad y la soberanía tanto de la Federación Rusa como de sus sujetos federales (repúblicas, óblasts, krais, etc.) El orbe y el cetro son símbolos heráldicos tradicionales del poder soberano y la autocracia. Se decidió conservarlos en el escudo ruso moderno a pesar de que la Federación Rusa no es una monarquía, lo que condujo a objeciones por parte de los comunistas. No obstante, después de haber perdido tanto la banda azul de la Orden de San Andrés sosteniendo a las tres coronas como la correspondiente cadena rodeando al escudo de Moscú, el escudo de armas de Rusia moderno fue reinstaurado por decreto en 1993, y el acta correspondiente fue ratificada por el presidente Vladímir Putin el 20 de diciembre de 2000.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal